domingo, 11 de octubre de 2015

Empiecen a ordenar sus mentes

Hace aproximadamente 2 semanas que soy universitaria oficialmente. Tengo que decir que no soy fan de lo teórico y en cierta parte me preocupa, porque voy a pasar la mitad de la carrera entre tochos de letras con un sentido aparente; entre tanto, encuentras asignaturas que te despiertan el gusanillo. Os hablo de Teoría General del Periodismo.
Esa misma mañana me enteré que me iba a dar clase el sex-symbol de la facultad, cosa que ni afirmo ni desmiento, pero dejemos a un lado el sexapil de mi profesor que me voy por los cerros de Úbeda.

De la primera clase me llevé información muy valiosa que no dejo de compartir con todo el que me rodea: no podemos controlar el efecto de nuestros titulares, la buena información es abusivamente cara y por último; la crisis nos ha jodido y el gobierno nos ha convertido en periodistas conformistas.
Investigando un poco sobre el último punto me he dado cuenta que la clase política se limita a darnos el discurso que tienen masticado. No contestan a la prensa y por consiguiente, acabamos vendiendo propaganda electoral de mierda disfrazada de información. Lo malo viene cuando estamos dispuestos a aceptar este sin sentido y la explicación se reduce a que tenemos que llegar a fin de mes.
Remontémonos a la dimisión del ministro Gallardón:
Perdón, ha habido un fallo en producción con la imagen anterior. Ahora sí:


Después de recibir una buena dosis de realidad, me he propuesto llevar a cabo el consejo de mi profesor: "Jóvenes, empiecen a ordenar sus mentes. Que no os vendan la moto, nuestro deber es preguntar."

No hay comentarios:

Publicar un comentario